No se sabe qué fue antes, si el truco de Jason Williams o su partido en sí. Porque no hay otro jugador en el mundo (ni siquiera Jordan) sobre el que encontremos tantos y tantos compactados de malabares sobre una pista de baloncesto en apenas segundos: pases con el codo, sin mirar, el 'crossover' definitivo, amagos y engaños... el repertorio es infinito e hipnótico.

 

Apodado como 'Chocolate Blanco', este 'playmaker' de campeonato que maravilló en los Sacramento Kings y creó un estilo propio de juego cumple hoy 44 años, por lo que es obligatorio compartir un vídeo de jugadas mágicas que han publicado los propios Kings y que se une a la felicitación por parte de toda una leyenda de la NBA como Dwyane Wade, con el que consiguió un anillo de campeón en 2006 en los Heat, y que lo deja bien claro: "Para siempre, mi base".