Kyrie Irving anotó 50 puntos y surgió como la gran figura individual al establecer nueva marca en la NBA en la segunda jornada de competición de la nueva temporada, en la que debutaron la mayoría de los equipos.

La pareja europea, que había causado tanta expectación, formada por el alero esloveno Luka Doncic y el ala-pívot letón Kristaps Porzingis, no decepcionaron en su debut y lideraron el ataque ganador de los Mavericks de Dallas.

 

Irving anotó 50 puntos logrando marca en partido de debut, pero falló un tiro que habría dado la victoria a los Nets de Brooklyn, que perdieron en la prórroga por 126-127 contra los Timberwolves de Minnesota.

Después de firmar con los Nets durante el verano, Irving rompió el récord del exalero Kiki Vandeweghe con la mejor anotación de un jugador en su primer partido con un nuevo equipo. Vandeweghe anotó 47 cuando debutó con los Trail Blazers en Kansas City el 27 de octubre de 1984.

 

Doncic se acercó al doble-doble con 34 puntos y nueve rebotes y Porzingis encestó 23 en el esperado primer partido de la pareja europea, que llevó a los Mavericks de Dallas a derrotar 108-100 a los Wizards de Washington.

Ambos jugadores se exhibieron con los triples durante todo el partido y Doncic anotó 4 de 9, y Porzingis acertó 3 de 7. Doncic tuvo 12 de 19 de tiros de campo como líder de los Mavericks que ganaron su primer partido de temporada regular por primera vez en cuatro años.

 

Devin Booker aportó un doble-doble de 22 puntos y 10 asistencias que ayudó a los Suns de Phoenix a conseguir el triunfo más abultado de la jornada con un marcador final de 124-95 frente a los Kings de Sacramento.

Ambos equipos estrenaron entrenador en sus respectivos banquillos con Monty Williams por los Suns y Luke Walton por los Kings.