El deporte estadounidense dice basta. La NBA y la WNBA protagonizaron las protestas este miércoles tras el tiroteo a Jacob Blake por parte de un policía. Y fue la reacción de las jugadoras de los Washington Mystics la que ha dado la vuelta al mundo.

Las jugadoras llegaron a su partido con unas camisetas impactantes: por la parte de delante el nombre de Blake y por detrás las siete balas que recibió este ciudadano por la espalda.

Tras llegar a la pista se arrodillaron todas juntas y explicaron ante los medios de comunicación su protesta. "No sólo somos jugadoras de baloncesto. Somos mucho más que esto", explicó Ariel Atkins.

"Nos solidarizamos con nuestros hermanos en la NBA, y continuaremos esta conversación con nuestros hermanos y hermanas en todas las ligas y buscaremos tomar medidas colectivas", afirmó la jugadora de los Washington Mystics.

 

Al igual que en la NBA, la jornada quedó suspendida. Se debían disputar los partidos entre Atlanta Dream y Washington Mystics, Los Angeles Sparks conta Minnesota Lynx y Connecticut Sun ante Phoenix Mercury.