Campaña sensacional del Barça de Jasikevicius. A las puertas de un histórico triplete (faltó la Euroliga), el conjunto azulgrana se ha vuelto a coronar campeón de la Liga Endesa siete años después.

Con un Nikola Mirotic excepcional ante un Madrid mermado por las bajas (y aún recuperándose de las salidas de Campazzo y Deck rumbo a la NBA), el cuadro culé fue una auténtica apisonadora en el Palau, venciendo al eterno rival por un contundente 92-73.

Sin embargo, el momento más emotivo de la noche se vivió instantes antes de la entrega del trofeo a los campeones. Mirotic y Oriola fueron a por Pau Gasol para tratar de convencer al pívot de que levantara el título de campeones junto al capitán.

 

La primera reacción del mayor de los Gasol fue negarse rotundamente, aunque ante la insistencia de sus compañeros acabó cediendo. Pau, junto a su hija pequeña, acompañó a Oriola a alzar al cielo de la Ciudad Condal la copa de la ACB.

 

"Estoy emocionado, la verdad. Estoy feliz porque han sido años durillos, con muchas dudas, pero a base de trabajar, de creer, de no tirar la toalla… he podido vivir un momento como este", expicó, visiblemente emocionado, tras la entrega del trofeo.

Ahora, toca descansar y pensar en el futuro. Gasol ha ido de menos a más desde su llegada a Barcelona hace unos meses y su presencia en el equipo de cara a la próxima temporada es un sueño para el aficionado blaugrana. Veremos.