El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha visto de nuevo envuelto en polémica tras calificar al COVID-19, que se está propagando a velocidad de vértigo en tierras americanas, como un "virus chino".

"Estados Unidos respaldará poderosamente a aquellas industrias, como las aerolíneas y otras, que están particularmente afectadas por el virus chino. ¡Seremos más fuertes que nunca!", afrimó Trump en Twitter.

Jeremy Lin, exjugador de los Knicks, Rockets o Raptors y campeón de la NBA, replicó al presidente por cómo había calificado al virus: "Ojalá apoyara poderosamente a las personas vulnerables que sufrirán debido a nuestra mala gestión de este virus, incluidas que aquellas que se verán afectadas por el racismo que está potenciando".

 

"Y no quiero oír hablar de que no hay sarampión alemán o gripe española porque todos los días los asiáticos están siendo amenazados y atacados físicamente en Estados Unidos. Lo que sí se es que este sutil mensaje 'anti-chino' solo potencia más odio hacia los asiáticos", concluyó el jugador californiano, pero de ascendencia taiwanesa.