Insólito momento el que se ha vivido en el San Antonio Spurs-Houston Rockets de la NBA. James Harden realizó un mate que habría supuesto el 104-89 en el partido con casi ocho minutos por jugarse en el último cuarto.

Sin embargo, los árbitros decidieron anular la canasta. El balón entró claramente por el aro, quedándose atrapado en la red y haciendo que casi volviese a entrar por el aro.

 

La jugada siguió como si nada y Harden no daba crédito. El jugador de los Rockets no paró de pedir que le diesen por válida la canasta, una queja a la que se sumó Mike D'Antoni, entrenador del equipo.

 

Desde los Rockets se muestran confiados de que la NBA decida repetir ese tramo final de partido, que acabó en victoria de los Spurs, o que les concedan la victoria, como revela el periodista Tim MacMahon.