Nuevo episodio lamentable en los 'playoff' de la NBA. Esta vez con Kyrie Irving como protagonista. El base de Brooklyn Nets estuvo a punto de recibir el impacto de una botella de agua lanzada desde la grada en su visita al TD Garden, cancha de su antiguo equipo, los Boston Celtics.

Cuando el jugador se disponía a abandonar la cancha por el túnel de vestuarios, un aficionado lanzó una botella a Irving. El jugador, que vio como el objeto por poco golpeó en su cara, se detuvo mirando hacia la grada, incrédulo. Tras el encuentro, Irving manifestó su descontento y hizo hincapié en que los casos racistas no han acabado.

 

"Se está viendo surgir muchas viejas costumbres... racismo latente y tratar a gente como si estuviera en un zoológico humano", dijo Irving, que fue abucheado por la afición del Celtic en un partido en el que lideró la tercera victoria de los Nets en la serie (141-126) con 39 puntos, junto a los 42 de Kevin Durant y los 23 de James Harden.

Tras el intento de agresión, el TD Garden informó en un comunicado que "un invitado fue arrestado por la policía de Boston al final del partido de los Celtics de esta noche por arrojar un objeto".

En el comunicado la organización de estadio también informa que el aficionado no volverá a pisar el recinto. "Tenemos tolerancia cero con las violaciones de nuestro código de conducta para invitados, y el invitado está sujeto a una prohibición de por vida en el TD Garden", reza la nota de prensa.