Junto a Sergio Llull, Luka Doncic y Facundo Campazzo han sido los jugadores que más veces han hecho al aficionado madridista levantarse de su asiento en el último lustro.

Ambos jugadores, ahora en la NBA, triunfaron con la elástica del equipo blanco antes de dar el salto a la mejor liga del mundo.

Ambos, también, nunca han escondido su madridismo, del que alardean cuando pueden desde el otro lado del charco.

Pues bien, en la primera ocasión en la que ambos se reencontraron en Estados Unidos tras la salida de Campazzo este verano rumbo a Denver, se ha producido un emotivo momento.

 

Durante el calentamiento, el esloveno y el argentino se fundieron en un abrazo que no se daba al menos sobre el parqué desde hacía tres temporadas, cuando Doncic cambió el WiZink por la cancha de los Mavericks.

El duelo personal se lo llevó Doncic, que comandó a los de Dallas hasta la victoria (117-124) rozando el triple doble, mientras que Campazzo no disputó ningún minuto después de sus últimos buenos encuentros.