50 años después de que el hombre pisara la Luna ella es la protagonista.

Un espectáculo de luz y fantasía en honor a los soñadores y a lo viajeros.

También es un homenaje al 'Otelo' de Shakespeare, una obra dónde la Luna volvía locos a los hombres.