El Reggaeton Beach Festival se cancela definitivamente. Así lo ha confirmado la organización tan solo unas horas antes del evento, en un comunicado en el que culpa al Ayuntamiento de San Miguel de Abona, la localidad de Tenerife en la que estaba prevista su celebración este sábado.

Para el festival se habían vendido 20.000 entradas, muchas de ellas adquiridas por personas que viajaban expresamente a la isla para el evento, con un precio de entre 65 y 140 euros.

Sin embargo, a última hora del viernes los organizadores informaban a través de las redes sociales de la cancelación: "El evento previsto para mañana ha sido cancelado", apuntaban, señalando que "en los próximos días" los asistentes recibirán un correo electrónico con las instrucciones para solicitar el "reembolso íntegro de las entradas y las recargas en las pulseras cashless".

Además, han anunciado que van a emprender acciones legales contra la Administración. En este sentido, el comunicado asegura que la organización atendió todos los requerimientos y que no fue hasta 72 horas antes cuando "de manera sorprendente, sin ningún aviso previo y el tiempo necesario para corregir las posibles deficiencias encontraras, cerraran el expediente alegando que faltaba documentación, aun habiendo estado aportada con anterioridad".

Así, apuntan a "irregularidades en la tramitación del expediente" y que intentaron "iniciar un nuevo expediente urgente" para obtener la licencia en 24 horas. Sostienen, además, que deberían haber obtenido los permisos "sin ningún tipo de impedimento" y acusan al Consistorio de "animadversión" hacia el festival y de actuar de "mala fe filtrando informes técnicos con información errónea".

El Ayuntamiento, por su parte, había anunciado el jueves que desautorizaba la celebración del Reggaeton Beach Festival "debido a que las medidas de seguridad y la documentación presentada por la organización no reúnen los requisitos necesarios".

Desde la empresa promotora, sin embargo, afirman que en todo momento durante la negociación estaban "absolutamente convencidos" de que la situación se iba a solucionar. "A 29 julio 2022 a las 19:30 seguíamos sin recibir la resolución del expediente, por lo que nos hemos visto obligados a tomar la dificilísima decisión de cancelarlo, ya que a escasas horas del evento hemos recibido una respuesta desfavorable por parte de la alcaldía", exponía RBF no obstante anoche.

"Jamás nos hemos encontrado con una Administración que haya dejado tan claro con sus acciones de los últimos días que no solo no querían realizar el evento, sino que han ido a hacer un daño enorme a nuestra comunidad dejando que iniciásemos el montaje del mismo durante dos semanas para definitivamente denegarnos la licencia del mismo a menos de un día de la realización del evento", asevera la nota, que concluye advirtiendo de que la productora se reserva el derecho a ejercer acciones "tanto civiles como penales" por los perjuicios causados.

Otros festivales cancelados

No es la primera vez en este verano que se cancela un festival de reggaetón. Ocurrió en Madrid con el Puro Reggaeton Festival, que la Comunidad de Madrid canceló también por falta de garantías en los planes de seguridad.

Tampoco el Fan Fan Fest, previsto para el sábado 11 de junio en Madrid, se llegó a celebrar. El recinto ferial de Ifema canceló el evento a pocas horas de su celebración al detectar varias irregularidades que "ponían en peligro a los asistentes".