La lesión de rodilla que sufrió Madonna en 2019 no da tregua a la artista estadounidense, que ha tenido que cancelar el primero de los conciertos que tenía previsto dar en el Palladium de Londres el próximo lunes 27 de enero.

Según ha anunciado Madonna en las redes sociales, los médicos le recomiendan reposo absoluto debido a su grave lesión. "Una vez más, siento profundamente decepcionar a cualquiera y me duele más de lo que imagináis tener que cancelar el concierto", afirma Madonna en un post en Instagram.

Sin embargo, la cantante ha asegurado que el espectáculo del miércoles 29 de enero irá según lo programado y dará el resto de conciertos que tenía planeado en la capital británica.

A sus 61 años, Madonna quiso arrancar su gira europea en Lisboa a pesar de experimentar grandes dificultades para ello, su intención era la de ofrecer a sus antiguos vecinos un total de ocho conciertos en un espacio de 12 días. No obstante, los problemas de salud obligaron a la reina del pop a cancelar dos de ellos. Asimismo, ya en diciembre, la cantante tuvo que suspender seis conciertos en EEUU debido a que su rodilla no aguantó su exigente agenda.

El pasado domingo, apenas dos horas antes del inicio de su espectáculo, la organización informó de que el concierto de la artista quedaba cancelado, y los fans que ya hacían cola en la puerta del Coliseu dos Recreios tuvieron que marcharse. "Perdonad que tenga que cancelar esta noche, pero que tengo que oír a mi cuerpo y descansar", escribió entonces la cantante en su perfil de Instagram, cuando dejó un mensaje de esperanza para sus fans: "Os veo el martes, crucemos los dedos".

La promesa se cumplió y la cantante volvió al Coliseu, aunque seguía sin estar al 100% y tuvo que empezar con una hora y media de retraso, que compensó con más de dos horas de 'show' para los presentes. Pero sus dolores en la rodilla no le permitieron aguantar otras tres noches consecutivas de concierto y finalmente decidió cancelar también el del pasado miércoles.

Y aunque Madonna no esconde sus problemas físicos, de los que habla en sus conciertos, la lesión parece ser algo serio como se puede apreciar en un vídeo que que ha publicado en su cuenta Twitter en el que se la puede ver subiendo con dificultad unas escaleras apoyada en su bastón, que también utiliza para poder bailar.

 

Con el objetivo de recuperarse lo antes posible, la cantante sigue el consejo de sus asesores y se da baños de hielo, algo que, sin embargo, parece no ser efectivo del todo ya que la única solución que le dan los médicos es el reposo absoluto.

Pero, pese a las recomendaciones médicas, la cantante continuará con su agenda a partir del 29 de enero y le quedan todavía una treintena de conciertos en el próximo mes y medio: después de su paso por Lisboa, hay una tanda de 15 espectáculos en Londres y otros 14 en París, donde finalizará el tour el 11 de marzo.

Después de lo ocurrido, no cabe duda que esta lista de conciertos dependerá en todo momento de la salud de la estadounidense que tiene en vilo a miles de fans con la incertidumbre de si finalmente podrán asistir o no a los conciertos del esperado tour 'Madame X'.