Su primera aparición tuvo lugar en un cómic allá por 1962 y desde entonces, la literatura, el cine y la televisión han sabido parar el tiempo para él y mantener a Spider-Man joven a lo largo de seis décadas. Este superhéroe y su 'alter ego', Peter Parker, un muchacho introvertido y apasionado de la ciencia, supo conectar desde sus orígenes con los lectores.

La gran pantalla convirtió al personaje en un icono idolatrado por varias generaciones. Su popularidad ha ido escalando, como si de una superheroína también se tratara, desde entonces hasta hoy. Para ello, el bueno de Peter ha ido renovándose constantemente con el fin de convertirse en el superhéroe que la sociedad necesita en cada momento. Una proeza que no está al alcance de muchos personajes.

Un gran número de actores y artistas han dado vida a Spider-Man tanto en el cine como en la televisión, aunque algunos de ellos no llegaron a interpretarlo a pesar de haberlo intentado. Este es el caso del mismísimo Michael Jackson. El 'rey del pop' se planteó enfundarse el traje del hombre-araña y poner sus habilidades al servicio del séptimo arte en los años noventa. Algo que a muchos nos hubiera encantado ver.