6 de julio, Pamplona, 12:00 horas, pero este año no hay chupinazo en la plaza del Ayuntamiento. La pandemia de coronavirus ha dejado a la ciudad sin su fiesta grande: San Fermín. Es la primera vez desde 1938 que no hay chupinazo en Pamplona, tampoco habrá encierros ni festejos en las calles.

No obstante, los agentes han permitido a mediodía que 400 personas (todas con la mascarilla puesta) accedieran a la plaza del Ayuntamiento vestidos de blanco y pañuelo rojo en mano. El Ayuntamiento entonces ha desplegado un gran pañuelo rojo en el balcón consistorial emplazando a las fiestas del próximo año con el lema 'Los Viviremos'. El momento ha sido seguido con aplausos y gritos, unas muestras de alegría y tristeza que se han sucedido en diferentes puntos de la ciudad, donde numerosos pamploneses han quedado como es habitual en estas fechas para almorzar.

Además, el Ayuntamiento ha querido retransmitir en directo el despliegue de ese gran pañuelo rojo a través de su cuenta oficial de Twitter:

 

La Policía Municipal ha realizado un amplio despliegue por distintas calles del centro de la ciudad para controlar aforos y evitar que se produzcan aglomeraciones. En concreto, se han instalado controles de aforo en seis zonas del Casco Antiguo que cuentan con un mayor número de establecimientos de hostelería, así como en la plaza Consistorial y en la plaza del Castillo.

 

Desde Policía Municipal también se ha hecho un llamamiento a los establecimientos para que, en el caso de que no puedan controlar el cumplimiento de las normas (aforo, distanciamiento, uso de mascarillas...) procedan a apagar la música, encender la luz, dejar de servir y avisar a Policía Municipal a través del 092, que "acudirá inmediatamente para reestablecer la situación".