Apenas arrancaba el festival de Eurovisión y en la redes daban el pistoletazo de salida a los segundos protagonistas del festival de la canción europea: los memes.

 

Ningún país se ha quedado sin su correspondiente repaso y empezando por el nuestro. Miki acabó con la mano en alta, pero con la puntuación por los suelos. El resultado de España levantaba ampollas entre algunos tuiteros. Ningún vecino votó 'La venda' y algunos ya están calibrando las consecuencias geográficas.

 

No era novedad, como tampoco lo ha sido la repercusión de Rusia, que optaba por los espejos. En ellos, se ha reflejado la creatividad tuitera. Para unos, ilustra a la perfección una ruptura amorosa.

 

A otros, les parece una alarma que no cesa desde por la mañana.

 

Igual de alarmante, según este tuit, es el parecido de la representante griega con Rosalía.

 

Oscilan las opiniones y los representantes. Fíjense en Australia. Hay quien se ha mareado y a quien le ha entrado hasta hambre.

 

Pasan por el aro de las redes los representantes de esta edición y los ganadores de las predecesoras. Los hay que opinan que son un grupo de amigos que se acaban de conocer.

 

Y están los que se han dedicado a sacar parecidos razonables.

 

Sobre Madonna, ni su parche ni su vestimenta llamó la atención. Lo que dejó poso en la opinión tuitera fue su voz. Cuestionan la afinación de la mismísima Madonna.