La película 'Holmes and Watson' ha tenido el "dudoso honor" de coronarse como la triunfadora de los premios Razzies de este año.

Tampoco Donald Trump. El presidente de Estados Unidos ha sido galardonado con el Razzie a peor actor por interpretarse a si mismo en los documentales 'Death of a Nation' y 'Fahrenheit 11/9'. Además ha hecho doblete en otra categoría, la de "peor combo en pantalla" premiándole a él y a su ego.

No sabemos si Trump habrá querido aceptar esta estatuilla de una frambuesa dorada, que cuesta unos cinco euros. Porque no todos los premiados se toman con humor el Razzie. El primero en recogerlo en persona, fue Paul Verhoeven. Seis años después de la creación de estos premios. Galardonado como peor director con 'Showgirls'.

En una gala siempre sobria, el actor Tom Green no quiso pasar desapercibido y hasta desplegó su propia alfombra roja en 2002 para recoger sus cinco Razzies. Y en 2004 Halle Berry gritó de alegría al recoger su premio a peor actriz. Eso sí, con su Oscar en la mano ganado dos años antes. Porque Oscar y Razzie no son incompatibles.

Y sino, que se lo digan a Sandra Bullock, que en 2010 ganó un Razzie a peor actriz pero también un Oscar. Eso sí, con películas distintas. Parece que los Razzies no siempre andan finos, y sino que se lo digan a Stanley Kubrick que tiene un anti-Oscar como peor director nada más ni nada menos que con una de sus películas de culto, 'El resplandor'.