El actor y humorista Enrique 'Quique' San Francisco ha fallecido este lunes después de llevar mes y medio ingresado en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid con una neumonía bilateral.

La última vez que lo vimos en pantalla fue en su tradicional aparición en los anuncios navideños de Campofrío, un compromiso al que ni siquiera la pandemia evitó que acudiera. El actor acarreaba graves problemas de salud desde hace años y llevaba tiempo retirado del cine.

"Yo nunca me detengo", aseguraba en una de sus entrevistas el siempre polémico actor. Fue la cara de los desmadres y con él se va el último exponente del cine quinqui de los ochenta.

Fue el respaldo definitivo que recibió su carrera: hizo películas como 'Navajeros', 'Colegas' o 'El pico', todas ellas bajo las órdenes de Eloy de la Iglesia. Además, en 1989 aparece en 'Amanece que no es poco', de José Luis Cuerda.

Será con 'Orquesta Club Virginia' en 1992, a las órdenes de Manuel Iborra y junto a Jorge Sanz o Antonio Resines, cuando San Francisco consiga el respaldo de la crítica y logre una nominación a mejor actor de reparto en los Goya. Tres años antes había conseguido su primera nominación en estos premios, por 'El baile del pato', y no volvería a optar al cabezón.

"Me he cepillado todo lo que he ganado"

"Todo el dinero que he ganado, afortunadamente en esta vida porque he trabajado muchísimo, me lo he cepillado todo", decía el cómico.

Colega de Antonio Flores, dentro y fuera de la gran pantalla, las drogas lo apartaron de sus amistades y también de la hermana del cantante, Rosario, con quien mantuvo una relación.

Nacido en Madrid, su infancia se desarrolló en Barcelona, donde vivió con su madre y debutó en el cine a los seis años. Con 13 años, llegó de vuelta a la capital con apenas un puñado de pesetas y el sueño de convertirse en actor.

Hizo de todo: cine, teatro, televisión e, incluso, tuvo una segunda juventud gracias al humor, como uno de los más reconocidos monologuistas de 'El Club de la Comedia'. Incluso fue el protagonista de su propio reality show en Flooxer: 'Follow San Francisco'.

Al conocerse su fallecimiento, la Unión de Actores y Actrices ha manifestado sus condolencias a través de Twitter.

 

Personajes del mundo y de la cultura se han apresurado también a compartir sus condolencias por la muerte del intérprete. Jordi Évole, el director y presentador de 'Lo de Évole', también ha mostrado su pésame por el fallecimiento de San Francisco, recordando todas las risas compartidas.

 

 

También del mundo de la política, el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, ha recordado las aportaciones artísticas del cómico y actor.

 

Mes y medio hospitalizado

La revista 'Diez Minutos' avanzó a principios de febrero que el actor llevaba tres semanas ingresado en el centro hospitalario con síntomas compatibles con COVID-19, aunque sin confirmar que se debiera a dicha enfermedad.

Según la revista, las alarmas habrían saltado el 12 de enero con la cancelación de una función del humorista en Getxo que debía producirse el pasado 23 de enero, debido a "problemas de salud" del intérprete.

El humorista fue entrevistado en 'Liarla Pardo' al inicio de la pandemia donde, además de censurar la actuación de los políticos, reflexionó sobre la importancia del humor en esta situación: "Es lo que hace pasar las tragedias de una forma más llevadera". Y es que, según ha afirmado San Francisco, "el sentido del humor siempre se basa en las mayores desgracias". Por ello, él mismo ha tirado de sentido del humor para referirse a la compra excesiva de papel higiénico cuando comenzó la cuarentena: "Yo si hace falta me lavo el culo a la piedra; aquí lo que haga falta ", expresó.