Pese a mostrarse siempre crítico con la derecha, Joaquín Sabina guarda una buena relación con varios líderes del Partido Popular. En 'Pongamos que hablo de Sabina', Celia Villalobos o Esperanza Aguirre recuerdan sus mejores vivencias con el artista.

En el capítulo 3, titulado 'Pongamos que hablo de sus pasiones', la expresidenta de la Comunidad de Madrid cuenta cómo fue esa primera vez con Sabina, un encuentro en el que ambos bailaron un vals "en pleno follón del 'No a la guerra'".

"Yo era candidata para ser presidenta de la Comunidad de Madrid. Era finales del año 2002 o principios de 2003. Fui a un programa en el que tenía que bailar con Joaquín Sabina, que me hizo mucho ilusión, porque además era mi canción favorita: 'Y nos dieron las diez'", afirma Aguirre.

Ese encuentro tuvo una peculiaridad referida a ese eslogan. El cantante llevaba un cartel que decía 'No a la guerra'. "Cuando estábamos bailando, se lo quité disimuladamente", recuerda entre risas la expresidenta madrileña.

El propio Sabina comentaba a Iñaki López en una entrevista de 2015 en laSexta Noche que cada vez que Aguirre le ve, le "empieza a cantar 'Y nos dieron las diez'". "¿Siempre que nos vemos acabamos bailando? Bueno, han sido dos veces, pero bueno, es suficiente. No hay dos sin tres", añade una sonriente Aguirre.

Celia Villalobos, por su parte, cuenta lo que más le sorprendió a Sabina cuando la conoció: "Lo primero que se sorprendió fue de que yo fuera del PP y me supiera la letra de sus canciones y me gustara él".

Ya disponible en ATRESplayer PREMIUM

ATRESplayer PREMIUM se abre al mundo de los documentales con este primer título original que consagra a la plataforma como una gran factoría de contenido audiovisual.

En este tercer capítulo, recorremos las grandes pasiones de Joaquín Sabina, comenzando por la literatura. Lector empedernido y amigo de los grandes nombres de la poesía y la novela contemporánea, Joaquín y su 'clan de Rota' se entretienen en "escribir sonetos a cuatro manos". Además, con ellos ha descubierto una vida más sana, ya que, en palabras de la propia Almudena Grandes, los escritores "sólo bebemos".

Hablar de Sabina es hablar de toros y de fútbol, pero también de política. Rojo confeso, primero simpatizó con Izquierda Unida, después con el PSOE y en 2015, en pleno auge del 15M confesó su simpatía por Podemos.

A lo largo de la media hora de duración de cada capítulo, Iñaki conoce, mediante entrevistas personales, tres aspectos diferentes que han marcado la carrera personal y profesional de Joaquín Sabina: 'Pongamos que hablo de sus pecados', 'Pongamos que hablo de sus amores' y 'Pongamos que hablo de sus pasiones'.