Pucho (cantante de Vetusta Morla) "había oído hablar tanto de El Náutico" que no se lo podía perder. La banda madrileña sorprendía en el icónico local de Miguel de la Cierva, en la playa de A Barrosa en San Vicente do Mar (O Grove), con un íntimo concierto de casi dos horas.

El Náutico sólo había anunciado que habría un evento especial el último día de julio para celebrar el estreno de la nueva serie documental de Flooxer: 'El Náutico, el refugio de los músicos', en el que narran la magia que tiene este chiringuito de O Grove donde lo único que importa es la música. En estos cinco capítulos (ya disponibles en Atresplayer) se muestra cómo componen, veranean y disfrutan de sus melodías al lado del Atlántico.

Las entradas volaron después de que los veraneantes de la playa de A Barrosa escucharan en primicia los ensayos de Vetusta Morla en El Náutico. A tan solo dos días de tocar en Vigo, la banda madrileña llenó este 'templo musical' gallego (por dentro y por fuera).

 

Todos los que se quedaron sin entrada, se acercaron por la playa a las vallas del Náutico para ver a Vetusta, y Pucho se lo agradeció. El cantante se bajó del escenario para que todo el público cantase 'Mapas' con él.

Y esta no fue la única sorpresa. Depedro, otro de los músicos habituales del local de De la Cierva, cantó junto a Vetusta Morla uno de sus temas más sonados: '23 de junio' con el que hicieron que todos los asistentes bailasen con ellos un vals. Un concierto que demuestra, una vez más, que el paraíso de los músicos existe.