Hoy es el día perfecto para comer una buena garbanzada o un exquisito plato de lentejas en homenaje al Día Mundial de la Legumbre. A veces olvidamos los increíbles beneficios que reporta este alimento a nuestra salud, sobre todo cuando tenemos que elegir entre pizza y fabada, o entre una hamburguesa y unos guisantes. Probablemente, el pulso lo ganen la comida italiana y el plato estrella de Bob Esponja.

Sin embargo, deberías saber que las legumbres contienen muchísimos nutrientes, lo que hace que todas las organizaciones sanitarias recomiendan que se incluyan dentro de cualquier dieta equilibrada. A continuación, te desvelamos el por qué es tan importante este alimento de la tierra y por qué merece que se celebre un Día Mundial en su nombre.

¿Por qué son tan importantes las legumbres?

Primero debes saber qué son las legumbres, qué alimentos engloba y cuáles no: son semillas comestibles procedentes de la tierra, como por ejemplo las lentejas, los guisantes (no los verdes) y los garbanzos, entre muchos otros. Mucho cuidado con la soja o las judías verdes, que a veces se consideran legumbres y, en realidad, son hortalizas.

Como ya hemos dicho, las legumbres aportan una cantidad de nutrientes y beneficios inimaginables: tienen un alto contenido de proteínas y fibra y son muy bajas en grasas, podríamos considerarlas casi un alimento perfecto. Su valor nutritivo las convierte en un remedio genial para regular el colesterol y controlar el azúcar. Además, para lo que suelen tener más apetito, pueden estar tranquilos, las legumbres son realmente saciantes.

La propia Organización de las Naciones Unidas asegura que las organizaciones sanitarias recomiendan este cultivo como el remedio genial para hacer frente a la diabetes, a la obesidad o a enfermedades cardíacas.

¿Por qué merecen un Día Mundial las legumbres?

El motivo que da la ONU a favor del Día Mundial de la Legumbre es la necesidad de concienciar a la sociedad global de la importancia de consumir este alimento, además de reconocer el valor que tienen. Asimismo, y gracias a este homenaje a las semillas, la Organización Internacional adquiere un compromiso y da visibilidad al mundo de la agricultura que, en la actualidad, parece relegado a un segundo plano.

Para aquellos que viven de la agricultura, un sector que no está pasando por su mejor momento: véase en las manifestaciones que tuvieron lugar la semana pasada y que denuncian sus pésimas condiciones, las legumbres son clave en sus sustento y en su estabilidad económica.

Fue el 20 de diciembre de 2013 cuando la Asamblea General de la ONU proclamó 2016 como el Año Internacional de las Legumbres. La celebración del año, coordinada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), creó muchísima conciencia pública sobre los beneficios nutricionales y medioambientales de las legumbres en la producción sostenible de alimentos.

Fue todo un éxito y por eso Burkina Faso propuso celebrar el Día Mundial de la Legumbre. Aunque no fue hasta finales de 2018 cuando la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución que establecía el 10 de febrero como el Día Mundial de las Legumbres. El pasado 2019 se celebró por primera vez, vamos a por el segundo año a favor del mundo de las semillas y el grano cultivado.