El actor británico Daniel Radcliffe, conocido por interpretar al famoso niño que sobrevivió a la magia oscura, ha reconocido que fue precisamente su papel protagonista en la exitosa saga 'Harry Potter' el que le hizo librar problemas con el alcohol.

El joven se convirtió en uno de los actores más halagados del planeta cuando consiguió hacerse con el corazón de todo el planeta interpretando, con solo 11 años, al mago más conocido del mundo del cine: 'Harry Potter'.

Daniel Radcliffe como Harry Potter enseña su cicatriz | Warner Bros

El pequeño Radcliffe dedicó desde entonces diez años de su vida a perfeccionar el papel del joven mago que intentaba sobrevivir curso a curso en la escuela de magia 'Hogwarts', pero las películas que le encaminaron hacia el reconocimiento internacional, también le produjeron problemas personales, según ha asegurado en una entrevista a 'Off Cameras with Sam Jones'.

Fue precisamente la continua atención que los medios internacionales y los fans de la saga otorgaban al joven actor lo que le hizo tener problemas con el alcohol: "Iba a cualquier sitio por primera vez y me sentía vigilado. Cuando entraba en un bar, cuando iba a un pub", ha asegurado el joven que puso cara al pequeño mago creado por J.K Rowling, apuntando que, en realidad, lo tenía en su cabeza.

"En mi caso, la manera más rápida de olvidarme de eso era emborracharme mucho y es entonces cuando te das cuenta de que te miran más porque ahora te estás emborrachando, así que debería beber más para ignorarlos más", ha explicado Radcliffe sobre cómo entró en una adicción de la que ha podido librarse gracias al apoyo de sus seres queridos.