Los Inuits, un pueblo esquimal, habitan un planeta congelado entre glaciares. Todo cambia en su mundo con la llegada de un ser mágico de luz, Dundu. Durante su aterrizaje este ser mágico rompe la gran capa de hielo, haciendo que los humanos que habitan sobre la gélida superficie y el universo de los Inuits se encuentren por primera vez.

Este es el punto de partida de 'Circo de Hielo 2', un espectáculo que combina la danza acrobática sobre patines con el circo más contemporáneo. Así, las siguientes dos horas, 40 artistas de todo el mundo (y una gran marioneta articulable) hacen soñar a niños y mayores.

"Crear un espectáculo de circo sobre hielo exige lo mejor de cada componente del equipo. Supone un reto que me recuerda que en esta profesión, este modo de vida que hemos elegido, nada tiene sentido sin el 'más difícil todavía', explica Manuel González Villanueva, director de 'Circo de Hielo 2'.

Mi vida en el circo

Marta Caballero comenzó en el patinaje artístico a los ocho años, pero siempre tuvo claro que su vida estaba en el espectáculo. Es una de las habitantes del planeta de Los Inuits. La única patinadora española de todo el elenco de artistas.

"Empecé compitiendo de forma individual y ahora compagino el espectáculo con la competición en equipo. Paso menos nervios haciendo el show. Siento que nadie me está juzgando, que no estoy compitiendo. Lo disfruto más", explica la patinadora.

Marta nos cuenta cómo han sido las tres semanas de duros ensayos con sus compañeros, todos rusos. "¡Estoy aprendiendo ruso! -afirma entre risas- pero al principio me intentaban traducir en inglés. Nos entendemos con el lenguaje corporal, con el movimiento".

El elenco de patinadores durante la actuación | Circo de Hielo 2

'Circo de Hielo 2', el "más difícil todavía"

Manuel González y su hermano Rafael son los productores y socios fundadores de Productores de Sonrisas. Desde 2010 hasta 2016 han coproducido el espectáculo de Navidades en el Teatro Circo Price de Madrid. Pero fue en la Navidad de 2016 cuando nació 'Circo de Hielo', una de sus apuestas más arriesgadas: transformar la pista de circo en una gran pista de patinaje.

Ahora, tres años después, regresan a Madrid con 'Circo de Hielo 2', un mundo mágico que han construido más de 50 profesionales durante todo un año.

Suso Silva es el director artístico del espectáculo, el creador del planeta de los Inuits. "El trabajo con Suso es genial, bajo su dirección todo funciona, todo encaja", apunta la joven patinadora en una conversación con laSexta.

Más de 40 artistas dan forma a un espectáculo de dos horas | Circo de Hielo 2

Ganador del Premio Nacional de Circo de 2003, Silva no puede evitar recordar a su abuelo. Confiesa que así nacen algunas de sus historias como escritor y director: "Muchas provienen de la imaginación de mi abuelo, el médico de una pequeña aldea al borde del océano en mi querida Galicia".

"Siendo niño, él me susurraba al oído cuentos e historias sobre los celtas, mis antepasados, y sobre el océano cercano a nuestra casa", recuerda.

Innovar sin olvidar los orígenes

El resultado, un trabajo técnico, artístico y visual en el que los efectos de pantalla, los movimientos escénicos y las grandes acrobacias suceden en perfecta sincronía. "Es bonito, diferente y sorprendente. En el hielo no hay límites", añade Caballero.

La iluminación, obra de Juanjo Llorens, es un personaje más en la historia

Todo envuelto en una luz mágica, una iluminación que se convierte en un personaje más gracias a Juanjo Llorens, ganador de varios premios MAX y uno de los diseñadores de iluminación más reconocidos de las artes escénicas.

Es un circo distinto, un circo de vanguardia que, sin olvidar los orígenes y el humor, apuesta por la tecnología, la creatividad, la música en directo y las artes escénicas. Es el 'más difícil todavía', y lo puedes visitar hasta el 12 de enero en IFEMA (Feria de Madrid).

Una gran pista de hielo dentro de la carpa de un circo | Circo de Hielo 2