El periódico 'The New York Times' anunciaba este martes que dejará de publicar viñetas políticas en su edición internacional a partir del próximo 1 de julio, como ya hace en su edición estadounidense. Una decisión que llega tras la polémica publicación en abril de una caricatura que representaba al presidente de EEUU, Donald Trump, como un ciego guiado por un perro lazarillo con la cara del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

En la viñeta, el mandatario estadounidense lleva una kipá en la cabeza y del collar del perro pende una estrella de David. La ilustración fue tachada de antisemita y el propio Trump exigió una disculpa al periódico, que pidió perdón por ello.

 

El jefe de Opinión del 'New York Times', James Bennet, ha explicado que "durante más de un año" se ha estado considerando acabar con la publicación de las caricaturas políticas para alinear la edición internacional del periódico con la nacional, que hace años que no las incluye. "Lo haremos a partir del 1 de julio", ha confirmado en un comunicado.

 

Sin embargo, muchos han visto en su explicación una excusa que esconde una reacción a las críticas por la mencionada viñeta, obra del artista portugués António Moreira Antunes, y que llegó al periódico estadounidense a través de un servicio de sindicación de imágenes. Tras la publicación del polémico dibujo, este fue dado de baja, y el periódico anunció que a partir de entonces solo incluiría viñetas de ilustradores contratados directamente por el medio, que ahora ha eliminado del todo aquellas de carácter político.

En este sentido, el hasta ahora ilustrador del periódico Patrick Chappatte ha lamentado en una publicación en su web que "son muchos años de trabajo deshechos por una única viñeta -ni siquiera mía- que nunca debería haber aparecido en el mejor periódico del mundo".

Asimismo, ha afirmado que este es "un mundo donde las hordas moralistas se reúnen en las redes sociales y se levantan como una tormenta, cayendo sobre las redacciones con un golpe sobrecogedor". "En el mundo demente en el que vivimos, el arte del comentario visual se necesita más que nunca. Y también el humor", ha añadido, afirmando que "Twitter es un lugar para el furor, no para el debate".

Por su parte, 'The New York Times' ha aclarado que continuará publicando otros tipos de caricaturas. El año pasado, el periódico ganó el Premio Pulitzer por una serie de viñetas políticas que representaban la historia de una familia de refugiados sirios.