Brad Pitt se hace con el Oscar a Mejor Actor secundario por su papel en 'Érase una vez... en Hollywood'. Visiblemente emocionado y menos jocoso que en otras ocasiones, Pitt ha rendido homenaje a los dobles de acción y a su labor en la industria del cine. También ha querido recordar a sus padres y a sus hijos, "que motivan todo lo que hago". La estatuilla no ha sorprendido, pues muchos le daban como favorito en la categoría.

 

La película de Quentin Tarantino partía como una de las favoritas de los Oscar 2020, al menos en lo que ha nominaciones se refiere. La cinta optaba a 10 estatuillas de la Academia de Hollywood, algunas en las categorías reina de la noche: Mejor Actor, Mejor Director, Mejor Película, Mejor Guion y Mejor Actor secundario.

El largometraje, de casi tres horas de duración, cuenta la historia de una estrella de cine en decadencia, Rick Dalton, y su doble, Cliff Booth (interpretados por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt). Se trata de un recorrido/homenaje por la industria del cine a finales de los 60: con continuos guiños a un sector que vivía una década dorada.

"Es el final de la Edad dorada de Hollywood, el principio del nuevo Hollywood. Fue el principio y final del Hollywood hippie (...) Me gustaba la idea de hacer una película sobre la contracultura de los 60, pero a través de personajes que no eran parte de ella", explicó el director en una entrevista en Cinemanía.

Quentin Tarantino, conocido por los finales sangrientos y la comedia negra, deja su toque (como viene siendo costumbre) en la última parte de la película. Así, y sin meternos en spoiler, Tarantino aborda la masacre en casa de los Polanski, obra de la secta de Manson. Eso sí, a través de una realidad paralela, y psicotrópica, de lo que ocurrió esa fatídica noche en casa del cineasta.

'Érase una vez… en Hollywood' llega al Dolby Theatre con tres Globos de Oro y dos BAFTA, entre ellos (en ambos casos) el de Mejor actor de reparto por el trabajo de Brad Pitt. Su sintonía con Leonardo DiCaprio le ha valido el reconocimiento de público y crítica. Una conexión palpable cuando Pitt recogió su Globo de Oro, con broma a Leo, 'Titanic' y la famosa puerta en la que Jack no cabía.