La localidad alicantina de Alcoy volverá a presumir de cabalgata, la más antigua de España. En concreto, cumple 136 ediciones repartiendo ilusión entre los más pequeños de la casa, a pesar de haberse visto interrumpida en varias ocasiones, como por ejemplo por la pandemia.

Después de un año sin poderse llevarse a cabo debido a la pandemia, la cabalgata retomará su recorrido habitual y recorrerá esta tarde las calles de Alcoy. Arrancará a las 18:00 horas desde la zona alta de la población, al principio de la avenida Elx, y finalizará sobre las 22:00 horas al final de la avenida del País Valencià.

Aunque este año el número de participantes será menor, todos los que colaboren deberán aportar el certificado de vacunación, llevar mascarilla y no podrán tener contacto con el público que asista. Por lo tanto, los niños no podrán darle comida a los pajes ni abrazos y besos como símbolo de agradecimiento tal y como marca la tradición.

El desfile normalmente capta la atención del público por todos los elementos que integra y la música que les acompaña. Suele incorporar músicos, antorcheros, pastorcillos y unos pajes que suben por escaleras para acceder a los balcones de las casas y entregar regalos a los niños. Además este acontecimiento contará con un elemento añadido como colofón final: el partido entre el Alcoyano y el Real Madrid.

¿Por qué es la más antigua de España?

El origen de la cabalgata de Alcoy se sitúa en 1885; sin embargo, existen referencias documentales que se remontan al año 1866. Aunque hay otra cabalgata de la que se cree que hay referencias a una fecha anterior, como la de Barcelona, la de Alcoy es la más antigua que se celebra de forma continuada. Asimismo, este evento está declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 2001.

Cada año atrae a cientos de turistas que quieren vivir el ambiente de esta cabalgata centenaria. Mayores y niños viven esta tradición año tras año rodeados de ilusión y mucha magia antes de que llegue la noche más esperada del mes de enero.

Adoración de los Reyes Magos

Cuando los Reyes Magos lleguen a la plaza de España se dirigirán hacia el Nacimiento del niño Jesús y se producirá el momento de la adoración lanzándose un castillo de fuegos artificiales. Debido a la reducción de aforo, este año solo se permitirá el acceso a 1.240 personas, que tendrán que mostrar el pasaporte COVID y que estarán distribuidas por sectores. Las entradas que se pusieron a la venta de forma gratuita el domingo, 2 de enero, son nominativas y cada una tiene el nombre de la persona que le corresponde.