Este domingo la compañía SpaceX, liderada por Elon Musk, ha propulsado un nuevo cohete a la órbita de la Tierra. La nave espacial Crew Dragon está ocupada por cuatro astronautas: tres de ellos de la NASA y uno de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial. Se trata del primer vuelo de larga duración que efectúa la empresa privada para la agencia espacial estadounidense. Pero más allá de eso, esta misión ha contado con una particularidad: el famoso personaje de Yoda Bebé es el quinto pasajero.

“Tenemos a Yoda Bebé a bordo tratando de tomar asiento en este momento”, expresaba entre risas Leah Cheshier, especialista en Comunicaciones de la NASA durante la retransmisión en vivo del lanzamiento. Por aquel entonces, los astronautas se estaban acomodando para dormir, como apunta el medio Business Insider. Es ahí cuando vemos al juguete flotando como un astronauta más: “Creo que ese es el asiento de Victor Glover, así que espero que no le importe", respondía Jessica Anderson, ingeniera de SpaceX.

 

La incorporación de Yoda al equipo de despegue puede entenderse como un guiño a la serie ‘The Mandalorian’, pero su función real va mucho más allá. Desde hace años, como apunta la propia NASA, los astronautas cargan consigo juguetes y peluches en sus misiones debido a que son un buen indicador de la “gravedad cero”. De hecho, el propio Elon Musk presumió de juguete en marzo del año pasado: “¡Se incorpora un indicador de gravedad cero de alta tecnología justo antes del lanzamiento!”, bromeaba en su cuenta de Twitter.

 

El viaje de Yoda Bebé a la órbita de la Tierra forma parte de la misión Crew-1. Este mismo lunes está previsto que la cápsula atraque en la Estación Espacial Internacional, escribe la NASA en un comunicado. La agencia espacial incide en que Crew-1 es la primera de seis misiones conjuntas con la compañía de Musk.

La notoriedad de esta misión reside en quién ha efectuado cada movimiento. Crew Dragon es “la primera nave espacial comercial en la historia” que transporta humanos hacia y desde la Estación Espacial Internacional, señala la NASA en otro comunicado. Esto implica dos cambios: por un lado, SpaceX se acerca a su objetivo de transportar a personas de forma regular al espacio y, por otro, la NASA reafirma “el progreso al trabajar junto con la industria comercial”.

Ambas instituciones coinciden en que la unión hace la fuerza (aunque en esto último pocos pueden superar a Yoda). Esta misión recuerda la importancia de los pequeños objetos en los lanzamientos espaciales. Curiosamente, el primer trayecto efectuado por Crew Dragon —que viajó sin pasajeros humanos— contó con una muñeca llamada ‘Buddy’.

Demo-2, otro vuelo de prueba, esta vez realizado en verano, portó consigo un dinosaurio de felpa, conocido como Tremor. Business Insider apunta un dato curioso: a los juguetes les sientan muy bien estos viajes. Tanto Buddy como Tremor se agotaron en ventas a su vuelta, hecho que podría repetirse con Yoda en este último viaje. Aunque quizá su misión sea la de aconsejar a los astronautas como hizo con Luke Skywalker: “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”. Si de algo sabe este hombrecillo verde es de motivación.