Este jueves, una buena parte de España ha disfrutado de un eclipse solar parcial. De hecho, este ha sido visible en todo el hemisferio norte, aunque hay algunas zonas que han sido más privilegiadas que otras, como Canadá, donde la Luna ha tapado hasta un 38% del disco del Sol.

Aquí, en cambio, se aprecian también importantes diferencias según la región. Mientras que en Galicia el porcentaje ha sido cercano al 20% (cuanto más al norte y al oeste, mejor se veía), en regiones como Canarias y Baleares este fenómeno ha sido prácticamente imperceptible (2%). Estas son algunas de las imágenes que nos ha dejado.

El eclipse anular de sol visto desde la Plaza del Obradoiro, esta mañana ante la catedral

Vista del eclipse parcial desde la localidad de Viveiro, Lugo, este jueves

Los usuarios en redes también muestran el eclipse

Algunos usuarios de Twitter, aficionados a la astronomía, han empezado a compartir las primeras imágenes de este fenómeno (cabe recordar que, en esta ocasión, parcial), en las que se aprecia, desde diferentes ubicaciones, cómo la Luna se ha interpuesto en el camino del astro rey.

 

 

 

 

¿Qué tipo de eclipse hemos visto?

Lo que se ha presenciado hoy en el hemisferio norte era lo que se conoce como un eclipse anular. Básicamente, es un fenómeno astronómico que ocurre cuando la Luna se interpone directamente entre el Sol y la Tierra.

No obstante, en esta ocasión el disco de la Luna será un poco más pequeño que el del Sol, dejando un anillo brillante alrededor de la silueta lunar. Es decir, no será un eclipse total en el que todo se oscurecerá, sino que se ha conformado una especie de silueta brillante entre los dos cuerpos celestes. Este tipo de eclipses se denominan anulares precisamente por eso: por el anillo de brillo solar visible en la mitad del eclipse.

En cualquier caso, da igual que el eclipse sea total o parcial: en ningún caso hay que mirar directamente al Sol. La razón es que, aunque durante el fenómeno el brillo solar disminuye, la energía que irradia es igualmente dañina para la retina. Por ello, se recomienda utilizar unas gafas especiales para eclipses (de venta en ópticas y en lugares vinculados a la astronomía) o utilizar telescopios o prismáticos con filtros adecuados. Nada de remedios caseros.