Por primera vez en Estados Unidos, un grupo de médicos ha conseguido trasplantar un corazón de un donante que había sufrido muerte circulatoria a otra persona reanimándolo.

Se trata del equipo del Hospital Universitario de Duke, en Carolina del Norte, que han logrado 'revivir' el corazón empleando la máquina TransMedics Organ Care System (OCS), dispositivo que permite hacer circular sangre tibia y oxigenada a través de los órganos.

 

Este centro es uno de los cinco únicos aprobados en el país para realizar trasplantes de corazón después de darse una muerte circulatoria (por sus siglas en inglés, DCD). No obstante, si bien es una práctica nueva en Estados Unidos, lleva años realizándose en Europa y Australia.

¿En qué se diferencia este trasplante?

Tradicionalmente, las donaciones de corazón se han hecho tras declararse la muerte cerebral del donante, pero con su sistema circulatorio funcionando. En este caso, también había tenido lugar la muerte circulatoria de la persona, es decir, su corazón había dejado de latir.

Tal y como ha explicado Jacob Schroder, uno de los médicos encargados de la operación, el OCS funciona de tal manera que permite "transportar" el corazón "bombeándolo con la sangre del donante y ajustando la presión y el riego de esta para que pueda recuperarse de haber sido cortado de una fuente de sangre".

Posible aumento de donaciones

Schroder ha apuntado que los trasplantes de corazón DCD podrían aumentar el número de donantes en un 30%, reduciendo notablemente las listas de espera.

"Actualmente, una predicción conservadora sería que 250.000 personas sufrirán insuficiencia cardíaca en etapa terminal" en Estados Unidos, ha señalado el médico.

"Incluso si dijéramos que solamente el 10% podría someterse a un trasplante, seguirían siendo 25.000 pacientes", ha destacado.