La comúnmente conocida como "raya rinoceronte" se ha convertido en el pez marino más amenazado del mundo. Solo una de sus 16 especies no está en peligro crítico de extinción.

Según una evaluación publicada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, esta amenaza se debe en gran medida a la sobrepesca que sufre este especie. Se cazan por su carne y por sus aletas, según ha indicado este organismo.

Los peces guitarra, que pertenecen al grupo de estos rajiformes, han desbancado a los peces sierra como la especie más amenazada, tal y como indica un estudio elaborado por el Grupo de Especialistas en Tiburones (SSG) del IUCN.

 

La captura de las rayas rinoceronte se produce en las aguas costeras cálidas del mundo. Es especialmente grave en zonas como el Mar Rojo, en el archipiélago indo-malayo, el litoral de la India y las cosas africanas.

Es una especie con unos niveles de reproducción relativamente bajos, lo que aumenta su vulnerabilidad. Las aletas de este animal son muy apreciadas para elaborar sopa de aleta de tiburón e incluso en algunos lugares del mundo el relleno gelatinoso que tienen en sus hocicos se considera un manjar.

La IUCN ha advertido de que el Mediterráneo es la única zona del mundo que ha prohibido capturarlas, aunque esta restricción no se ejerce completamente.

Sonja Fordham, vicepresidenta del SSG, asegura que hay un control deficiente de las pesquerías que se dedican a la captura de rayas rinoceronte, que carecen de regulación y que su actividad pesquera se ha incrementado.