La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha decidido incluir el síndrome neurológico de Guillain-Barré como uno de los posibles efectos adversos muy raros de la vacuna monodosis de Janssen contra el COVID-19.

Desde Estados Unidos, el órgano regulador FDA advirtió de una posible relación entre la dosis y el desarrollo de esta enfermedad que causa debilidad muscular o incluso parálisis.

Cabe destacar que ya de por sí se trata de una enfermedad poco común e inusual. Concretamente, se manifiesta con dolor, entumecimiento y debilidad muscular, llegando a la parálisis en los casos más graves.

Los síntomas pueden durar varias semanas, y aunque la mayoría de los pacientes que la sufren se recuperan completamente, en un pequeño porcentaje puede causar daños en el sistema neurológico a largo plazo.

Con todo, la EMA insiste en que los beneficios de la vacuna (al igual que ocurre con las otras dosis aprobadas en Europa) superan los riesgos que esta puede llegar a reportar.

Síntomas ante los que estar alerta

Desde la Agencia Europea del Medicamento han explicado qué síntomas nos deberían de poner alerta si los experimentamos tras recibir la vacuna.

- Visión doble o dificultad para mover los ojos

-Dificultad para tragar, hablar o masticar

-Problemas de coordinación e inestabilidad

-Dificultad para caminar

-Sensación de hormigueo en las manos y los pies

-Debilidad en las extremidades, el pecho o la cara

-Problemas con el control de la vejiga y la función intestinal