La Organización Mundial de la Salud cree que la cuarta dosis de la vacuna contra el COVID-19 debe estar dirigida, por el momento, únicamente a personas con la inmunidad debilitada y mayores. "No hay datos específicos que justifiquen recomendar la cuarta dosis de manera más amplia", ha reconocido la científica jefe de la organización, Soumya Swaminathan.

Lo cierto es que varios países de Europa y Latinoamérica están ofreciendo ya a sus ciudadanos la cuarta dosis de alguna de las vacunas que se han desarrollado para prevenir la enfermedad o evitar sus síntomas más graves, pocos meses después de haber recibido el refuerzo.

"Sabemos que en algunos grupos la inmunidad declina rápidamente. Si uno es mayor o tiene una enfermedad que afecta al sistema inmunitario, si está en tratamiento de tiroides, con medicación para el cáncer o con diabetes severa, entonces el sistema inmunitario no responde bien y una cuarta dosis puede ayudar", ha confirmado Swaminathan. Sobre el resto de la población, ja señalado que no se recomienda la cuarta dosis a todos los adultos.

En este contexto, desde la OMS señalan que lo aconsejable es recibir las dos dosis iniciales y un refuerzo para tener una "respuesta inmunitaria más completa y fuerte", por lo que consideran que "la fase primera de la vacunación consiste en tres dosis".

Darias apunta a una cuarta dosis en otoño

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, se ha aventurado a informar de que la cuarta dosis podría llegar a España en otoño. Así lo explicó durante una entrevista en Al Rojo Vivo, donde matizó que la decisión llegará después del veredicto de los expertos de la Ponencia de Vacunas.

"Será cuando y para quien digan las personas expertas", explicó la ministra. Además, indicó que de cara a otoño es probable que ya contemos con "una nueva vacuna adaptada a las nuevas variantes".