La popularidad de WhatsApp es más que evidente. Por ello, es la red social preferida de los ciberdelincuentes. El modus operandi de estos estafadores es siempre muy parecido: se hacen pasar por alguna entidad reconocida para enviar un mensaje de alerta para conseguir los datos del usuario. Y así lo han vuelto a hacer, según ha advertido la compañía Panda Security.

La nueva estafa que circula por los teléfonos móviles empieza en Whatsapp, donde el usuario recibe un mensaje en el que el falso servicio técnico de la aplicación le advierte de que alguien está intentando registrarse con el mismo número de teléfono que el suyo.

A continuación, le indican que debe verificar su número. Si la víctima facilita el código de acceso, los cibercriminales ya tendrán acceso a su cuenta y el usuario perderá el control de su propia aplicación sin darse cuenta.

A partir de ese momento, los ciberdelincuentes pueden comunicarse con toda la lista de contactos de la víctima sin que nadie pueda sospechar nada. Además, pueden seguir engañando a sus contactos para conseguir la información de más cuentas.

Esta forma de actuar es muy "inteligente", advierte la compañía Panda Security en su artículo, que explica que de esta forma los ciberdelincuentes "se sirven de las propias medidas de seguridad de la compañía para convertirlas en una vulnerabilidad".

La Policía Nacional recomienda ignorar este tipo de mensajes. Además, también puedes denunciarlo, ya que los responsables están cometiendo un delito contra la privacidad.

 

Otras formas de robar tus datos en WhatsApp

La verificación de tu cuenta de WhatsApp es solo una de las muchas excusas que utilizan los estafadores para acceder a tus datos o cuentas. Sin ir más lejos, a mediados de febrero, la Policía Nacional advertía que los estafadores estaban haciéndose pasar por Hacienda para conseguir los datos bancarios de los usuarios. De esta manera, las víctimas recibían un SMS en el que se indicaba que a través de un link podían hacerse con su reembolso de unos 1.000 euros. Si la gente caía en la trampa, los estafadores conseguían todos sus datos bancarios para así sustraer dinero de sus cuentas.

También en febrero, los estafadores llevaron a cabo otro engaño a través de los códigos de verificación de la aplicación. Los ciberdelincuentes escribían un mensaje a las víctimas pidiéndoles de forma urgente el código que les había llegado por SMS, un código que no era suyo y que les había llegado por error, decían. Si se lo facilitaban, el estafador podía controlar su cuenta desde su dispositivo móvil.

 

Dada la gravedad de estas acciones, es necesario seguir las recomendaciones de los cuerpos policiales, que aconsejan consultar la fuente principal antes de apretar sobre ningún mensaje y de facilitar datos.