A lo largo de todo el mes de julio los amantes de las estrellas han tenido la oportunidad de ver el cometa C/2020 NEOWISE surcando el cielo. No obstante, el cuerpo celeste ya está adentrándose en el sistema solar, por lo que cada vez será más difícil disfrutarlo.

Como explica el Real Observatorio de Madrid del Instituto Geográfico Nacional, el momento del día adecuado para presenciar este haz de luz es al atardecer. Esto ha ido cambiando a lo largo del mes, puesto que al principio el cometa volaba muy bajo y, paulatinamente, ha ido subiendo.

La primera de las recomendaciones para disfrutar del fenómeno más brillante de los últimos años es buscar un lugar con poca contaminación lumínica. El sitio ideal es en lo alto de una colina, con un horizonte despejado y sin obstáculos. Si quieres saber a qué hora se pone el sol en tu provincia, puedes consultar este enlace.

Además, es importante utilizar prismáticos. Puedes intentar verlo sin ellos, pero lo único que vislumbrarás es una mancha borrosa con una pequeña cola a su rastro. Ahora está en su punto álgido: todavía no está tan cerca del Sol y durará algo más de lo que hemos visto en los últimos días.

Por último, mira hacia el noroeste, por debajo de la Osa Mayor. El telescopio puede ser un gran aliado para observar este evento en toda su plenitud. También puedes hacer uso del dibujo inferior, facilitado por el Real Observatorio.

 

El cometa NEOWISE fue descubierto el pasado 27 de marzo por un telescopio espacial. Llamó la atención cómo surcaba el espacio exterior a unos 312 millones de kilómetros del Sol. Su magnitud aparente en aquel momento era de +17 (es decir, 25.000 veces más brillo del que el ser humano puede aguantar). Esta magnitud se ha incrementado con el paso de los meses, hecho que ha derivado en que sea uno de los más brillantes de los últimos tiempos.

NEOWISE es el gran superviviente de este año. Antes, otros dos cometas, el ATLAS y el SWAN corrieron peor suerte. Ambos se desintegraron antes de que pudieran ser visibles. Todo lo contrario si nos fijamos en el cometa comentado, que ya ha pasado la zona de peligro delimitada por el Sol y está dejando unas vistas espectaculares. Una estela que hay que apresurarse para ver, puesto que tiene los días contados.