La nave espacial Lucy inició este sábado con éxito una misión de 12 años a los lejanos asteroides troyanos, una región no explorada hasta ahora donde puede haber información para comprender cómo se formó el Sistema Solar hace 4.500 millones de años.

La misión Lucy de la NASA, que viajará ese tiempo observando un asteroide del cinturón principal y siete asteroides troyanos, es la primera de la historia dedicada a estudiar los troyanos que pueden proveer información sobre cómo se formó el Sistema Solar.

Tras crear una gran expectativa, el arranque de la misión contó este sábado con un amanecer espléndido en la costa este de Florida (EE.UU.), donde se produjo el lanzamiento.

A bordo de un cohete Atlas 5 de la empresa United Launch Alliance (ULA, en inglés), la nave espacial se separó del cohete sin problema alguno, mientras el equipo de científicos de Lucy esperaba "emocionado", según describió en Twitter, el momento del despliegue de sus paneles solares.

El lanzamiento se produjo a las 5.34 locales (9.34 GMT) desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral, Florida (Estados Unidos), donde se produjeron aplausos durante del momento de la separación del cohete y tras el despliegue de los dos paneles solares de siete metros de largo, fundamentales para el funcionamiento de la nave.

 

Según el sitio web de la misión, Lucy será la primera en explorar una población de pequeños cuerpos conocidos como troyanos, o lo que es lo mismo, asteroides exteriores del Sistema Solar que orbitan alrededor del Sol "enfrente" y "detrás" del gigante y gaseoso planeta Júpiter.

Explicó que estos asteroides se encuentran equidistantes entre el Sol y Júpiter. En su misión, Lucy seguirá a un asteroide del cinturón principal entre Marte y Júpiter y a siete troyanos, pequeños remanentes del Sistema Solar primitivo atrapados en órbitas estables y agrupados en dos "enjambres" que guían y escoltan a Júpiter en su camino alrededor del Sol.

Según la NASA, los siete asteroides troyanos son el binario Patroclus/Menoetius, Eurybates, Orus, Leucus, Polymele y el asteroide del cinturón principal DonaldJohanson.

"Estos cuerpos primitivos contienen pistas vitales para descifrar la historia de nuestro Sistema Solar e incluso pueden informarnos sobre los orígenes de los materiales orgánicos e incluso de la vida en la Tierra", detalla el sitio www.lucy.swri.edu.

La nave estudiará a los asteroides en pocos minutos, mientras los sobrevuele en la distancia más cercana que será de un promedio de unos 1.000 kilómetros.

La misión finaliza en 2033, pero Lucy continuará "orbitando el Sol, pasando a través de los enjambres de troyanos alternos durante cientos de miles, si no millones, de años", proyectó la agencia espacial.