Un iceberg el doble de grande que la ciudad de Nueva York está a punto de desprenderse del glaciar de Brunt, en la Antártida. Así lo informa el Observatorio de la Tierra de la Nasa.

La investigación aporta una fotografía de la denominada "grieta de Halloween" tomada el pasado 23 de enero de 2019. La grieta no ha dejado de crecer desde que apareció por primera vez en octubre de 2016. Los científicos han utilizado dos imágenes de la zona, una del año 1986 y otra del 2019, para comparar la aparición y el crecimiento de la grieta.

Imagen del 30 e enero de 1986 | NASA

Los científicos han utilizado dos imágenes de la zona, una del año 1986 y otra del 2019, para comparar la aparición y el crecimiento de la grieta.

El Observatorio de la Tierra de la NASA, explica que los "rumples" o arrugas que se han formado en la plataforma se deben a la forma en la que el hielo flote sobre la formación submarina, donde la roca se eleva lo suficiente como para alcanzar la parte inferior de la plataforma y causa así ondas de presión y grietas que se van formando en la superficie.

El glaciólogo del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, Joe MacGregor, indica que "el futuro de la plataforma de hielo de Brunt dependerá de dónde se fusionen las grietas", y advierte del peligro existente de que "la plataforma de hielo se desestabilice".

Además, en la plataforma glaciar se encuentra ubicada la estación de investigación británica Halley, y las crecientes grietas preocupan a los investigadores que allí trabajan.

Por el momento, los expertos estudian si el desprendimiento del iceberg provocará un cambio en la plataforma pudiendo quedar inestable o rota.