UN PROGRAMA QUE PRETENDE PESCAR 333 EJEMPLARES DE BALLENAS

UN PROGRAMA QUE PRETENDE PESCAR 333 EJEMPLARES DE BALLENAS

Japón defiende que la caza de ballenas es "indispensable" para la ciencia

Hiroshi Moriyama, el ministro de Agricultura, Pesca y Política Forestal de Japón, ha declarado que el programa de caza de ballenas que lleva a cabo el país asiático, es "indispensable" para la investigación científica de cetáceos. Así lo ha defendido en el día en el que cuatro barcos japoneses han zarpado con el objetivo de pescar 333 ejemplares de ballenas, en un contexto controvertido por el programa de captura de ballenas que realiza el país.

Captura de una ballena
Captura de una ballena | Agencias

El ministro de Agricultura, Pesca y Política Forestal de Japón, Hiroshi Moriyama, ha defendido que el controvertido programa de caza de ballenas del país asiático es "indispensable" para la investigación científica sobre los cetáceos.

Así se expresó el ministro en el día en el que cuatro barcos japoneses han zarpado desde distintos puertos de las prefecturas de Yamaguchi, Hiroshima y Miyagi con el objetivo de pescar 333 ejemplares de ballenas Minke en el Océano Antártico.

De esta manera Japón retoma su programa de captura de ballenas, interrumpido en 2014 tras el fallo vinculante de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que obligaba al país a reducir el número de cetáceos pescados por campaña y ponía en tela de juicio los "fines científicos" del mismo.

El ministro nipón incidió en que la captura de los cetáceos que Japón inicia se enmarca dentro de un programa científico que respeta la ley internacional y que se extenderá hasta el próximo mes de marzo.

Respecto al anuncio de la asociación conservacionista Sea Shepherd de boicotear la faena de estos cuatro barcos balleneros, Moriyama calificó la intención de los activistas de "extremadamente lamentable" y aseguró que Japón garantizará la seguridad de sus embarcaciones.

Moriyama anunció que esta expedición contribuirá a que el país asiático retome la caza de ballenas con fines comerciales en el futuro.

Las capturas de cetáceos han provocado fricciones con las organizaciones medioambientales y con otros países, como Australia, que demandó a Japón ante la Corte Internacional de Justicia en mayo de 2010 al considerar que su programa perseguía fines comerciales.

A raíz de esta demanda, el CIJ sentenció en 2014 que el programa científico japonés era "poco transparente" y obligó al país a reducir en dos tercios el volumen de capturas, que entonces alcanzaba los 950 ejemplares.

EFE | Madrid | 01/12/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.