La sonda Insight fue lanzada el 5 de mayo de 2018 y llegó el 26 de noviembre a Marte. Su misión principal es la de desplegar un sismógrafo para medir el movimiento, y utilizar una sonda de calor excavadora para medir la temperatura. Pero además, el Insight ha recogido el sonido, una especie de viento que no es muy diferente a la que podemos escuchar en nuestro planeta: "Grabar este audio ha sido un regalo no planificado", asegura Bruce Banerdt, investigador principal de la InSight en la NASA.

El sonido provocado por las vibraciones del viento al chocar con los paneles de la sonda ha sido recogido con dos sensores muy sensibles equipados en el InSigh. Tom Pike, un científico del equipo de la misión aclara esto: "La InSight actúa como una oreja gigante". Estos sensores detectan las oscilaciones del viento y la diferencia en las presiones del aire.

Se trata del primer registro del sonido del viento de Marte de la historia, y no lo podremos escuchar de forma más clara hasta que el Mars 2020 que tiene 2 micrófonos incorporados llegue al planeta dentro de un tiempo.