La memoria inmunológica frente al coronavirus sería de larga duración tras padecer la enfermedad, según sugiere un nuevo estudio realizado por científicos estadounidenses, que analizaron diferentes aspectos de la misma en 185 pacientes tras padecer la COVID-19. En 41 de los casos analizados habían pasado seis o más meses desde la infección.

De acuerdo con el investigador Shane Crotty, del Instituto de Inmunología de La Jolla (California) y uno de los líderes de la investigación, la mayoría de los individuos mantuvo anticuerpos neutralizantes durante más de seis meses, así como otras formas de memoria inmunológica.

Según ha explicado el propio Crotty a 'The New York Times', la cantidad de esta memoria que hallaron en su estudio prevendría que la gran mayoría de las personas que ya se han infectado puedan adquirir una forma grave de la enfermedad que requiera hospitalización "durante muchos años".

El estudio -aún pendiente de ser sometido al proceso de revisión por pares- es, en principio, el más amplio realizado hasta la fecha sobre la memoria inmunológica tras la infección por coronavirus. Los autores no solo midieron los anticuerpos de los sujetos estudiados, sino también la evolución de sus células B y T a lo largo del tiempo.

"Esta cantidad de memoria probablemente evitaría que la mayoría de las personas contraigan formas graves de la enfermedad durante muchos años"

Shane Crotty, coautor del estudio

Así, hallaron memoria inmunológica en al menos tres de los componentes de la misma para un 90% de los individuos pasados cinco meses. Esto, según los investigadores, indicaría que "la inmunidad duradera contra la COVID-19 es una posibilidad en la mayoría de las personas".

"Hay una memoria inmunológica sustancial después de la COVID-19", ha resumido Crotty en Twitter, donde ha detallado que analizaron tanto la inmunidad adaptativa como humoral, concluyendo que cada tipo de memoria inmunológica se comporta de forma diferente y que "la memoria ante el SARS-CoV-2 parece ser robusta".

 

En resumen, las defensas frente a la reinfección estarían medidas por más de una faceta de la memoria inmunológica, por lo que, incluso al margen de sus niveles de anticuerpos, la mayoría de pacientes que han superado la COVID-19 tendrían protección duradera contra formas severas de la enfermedad.

Estos hallazgos "sugieren que el sistema inmune puede recordar el virus durante años y que la mayoría de las personas pueden estar protegidas de la COVID-19 severa por un tiempo sustancial", según han apuntado Crotty y el colíder del estudio Alessandro Sette, citados por la agencia Reuters.

Unos esperanzadores resultados que llegan después de que algunos estudios apuntasen que la inmunidad frente al coronavirus dura poco y que, no obstante, van en la misma línea que los de otra investigación, también publicada esta semana, en este caso de científicos de Wuhan y Alemania.

Este segundo estudio concluye que la memoria de las células T frente al coronavirus es de larga duración en la mayoría de pacientes. Los investigadores detectaron "respuestas robustas" de este tipo de células hasta nueve meses después de la infección.