Se conectó a Internet y accedió sin permiso a la cuenta bancaria de su expareja. Un delito nada extraordinario si no fuera porque presuntamente se ha cometido desde el espacio, desde la Estación Espacial Internacional.

"Pensaba que así se iba a salir con la suya", asegura la expareja de la condecorada astronauta Anne McClain, que sostiene que se trata de un calculado plan de esta para ganar la batalla por la custodia de su hijo, según publica el 'New York Times'. "He estado viviendo una pesadilla", asegura.

Tras detectar movimientos extraños en la cuenta preguntó al banco, que le dijo que alguien estaba entrando desde el espacio. Ahora acusa a McClain de robo de identidad y acceso indebido a sus registros financieros

La astronauta ha reconocido que ha sido ella, pero se defiende diciendo que estaba supervisando las finanzas de una cuenta en común. "No hay nada cierto en esas afirmaciones", ha afirmado a través de Twitter.

 

Su abogado asegura que no ha hecho nada indebido y que "está cooperando totalmente". Por su parte, la NASA investiga ya este posible delito que, aseguran los expertos, plantea grandes incógnitas sobre cómo resolverlos en el futuro.