Un equipo de astrónomos australianos de la Universidad de Western Sydney ha informado del hallazgo de cuatro objetos extraños en el espacio que no resultan visibles para los telescopios ópticos.

En concreto, han explicado en su estudio, presentan una forma circular con bordes iluminados y no se corresponden con ningún tipo de objeto conocido hasta ahora.

Este equipo de investigadores utilizó el radiotelescopio Australian Square Kilometre Array Pathfinder (Askap) y, aunque en un primer momento consideraron que se trataba de un problema técnico, después fueron descubriendo más círculos extraños que se parecían entre sí.

Estos objetos, apodados ORC (abreviatura de Odd Radio Circles), se sitúan en latitudes galácticas altas y tienen alrededor de 1 minuto de arco de diámetro, lo que supone un 3% del diámetro de la Luna. Todos presentan una forma circular y uno de ellos presenta un borde menos brillante.

Respecto a su origen, según se recoge en un artículo de Cornell University (Nueva York), todavía no hay información suficiente para determinarlo. Aunque los investigadores creen que podrían ser remanentes de una supernova o una nebulosa.

En los próximos meses se recogerán más datos sobre estos objetos para determinar qué son exactamente y cuál es su origen. De momento, ya se están analizando seis posibles OCR más, aunque son más débiles y pequeños que los primeros.