Hasta el 16,5% de los pacientes con COVID-19 desarrolla un tromboelismo pulmonar. Así lo recoge un documento de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) que compara ese porcentaje con el riesgo de trombos en vacunados con AstraZeneca. Y es que para aquellas personas que reciben una inyección de esta vacuna, el riesgo de padecer trombos es del 0,00034%, es decir, 3,44 casos por cada millón de vacunados.

En el documento, elaborado por el grupo de trabajo sobre vacunaciones de la SEE, los expertos insisten en transmitir un mensaje de confianza en las dosis aprobadas ya contra el coronavirus ante el recelo de algunos ciudadanos a raíz de detectarse algunos casos de coágulos sanguíneos.

Según el organismo, los estudios realizados hasta el momento han demostrado que la vacuna de AstraZeneca es efectiva previniendo la enfermedad y reduciendo el riesgo de hospitalización y muerte por COVID-19. En el estudio, los epidemiólogos admiten que como cualquier otro medicamento, la vacuna no está exenta de efectos secundarios, aunque la inmensa mayoría son leves, poco frecuentes y se producen mayoritariamente tras la primera dosis.

Entre los efectos adversos más comunes -aquellos que afectan a una de cada diez personas- se encuentra el dolor de cabeza, cansancio, fiebre, dolor en las articulaciones, náuseas o sensibilidad en la zona del pinchazo, síntomas que desaparecen unos días después de la inoculación.

En menos de una de cada diez personas vacunadas se han registrado niveles bajos de plaquetas en sangre, vómitos, diarrea, hinchazón y enrojecimiento en el lugar de la inyección. Y mucho menos frecuentes son los mareos, somnolencia, sudoración, dolor abdominal, erupción cutánea, disminución del apetito o inflamación de los ganglios.

Los casos de trombos totales en vacunados con AstraZeneca

En cuanto a los eventos trombóticos, hasta el momento se han notificado a 'EudraVigilance' (el organismo que analiza las reacciones adversas a medicamentos) 62 casos de trombosis del seno venoso cerebral y 24 casos de trombosis de venas esplácnicas, de alrededor de 25 millones de personas vacunadas con AstraZeneca en la Unión Europea y el Reino Unido.

Por lo tanto, este tipo de casos de trombos tras la vacunación con AstraZeneca se da en el 0,00034% de los casos. Desde el Grupo de Trabajo sobre Vacunaciones de la SEE explican que esta reacción adversa se desencadena "por una respuesta inmunitaria frente a plaquetas, que estimula la formación de coágulos y dan como resultado trombocitopenia".