La Marina Real británica ha difundido imágenes de los avances conseguidos en el desarrollo de un traje especial para que sus soldados puedan volar sobre el agua.

Richard Browing es el creador esta tecnología también conocida como 'jet pack'. Browing también es el piloto de pruebas del artefacto, además de ex Reservista de la Infantería de Marina Real Británica y fundador de Gravity Industries.

La prueba se desarrolló en el estrecho de Solent del canal de la Mancha. Browing acudió con el equipo de su empresa hacia una zona amplia con un barco de patrulla HMS Dasher, además de ser escoltado por otras embarcaciones.

"El Iron Man de la vida real ha demostrado el potencial de su traje propulsado por turbinas. Se unió a los Royal Marines para los desembarcos anfibios y cautivó a la multitud en Yeovilton en la exposición anual de Fleet Air Arm", señaló un comunicado de la Marina Real Británica.

Para la prueba se implantó una pequeña plataforma de aterrizaje y lanzamiento en la proa del barco patrulla para que Browning realizara varios saltos y se deslizara por el Estrecho de Solent.

Durante el 'vuelo' se pudo comprobar el buen funcionamiento del traje así como la facilidad con la que el piloto podía aterrizar y despegar desde embarcaciones o barcos en movimiento y a gran velocidad, teniendo en cuenta el espacio limitado existente en la cubierta de un barco.

Avance tecnológico de la Marina Real

"Estar al mando del HMS Dasher mientras el equipo de Gravity Industries estaba a bordo fue muy diferente y un nuevo desafío que tuve el honor de asumir", dijo la teniente Lauren Webber. "Richard hizo que pareciera tan fácil, teniendo en cuenta que el barco viajaba a 20 nudos (38 kilómetros por hora)".

"Fue un placer probar nuestro traje con ellos, ofreciendo una oportunidad única para lograr otro hito en el desarrollo de nuestra tecnología", explicó Browning.

Según informa Infobae, el comandante del 1° escuadrón de patrullas de Portsmouth, Milly Ingham, explicó que la decisión de colaborar con este 'traje volador' se debía al interés de la Marina Real Británica por avanzar en los desarrollos tecnológicos desde los tiempos del vapor hasta el acorazado más avanzado del mundo, el Dreadnought.

Ésta no es la primera vez que el 'Iron Man' británico entra en acción. En noviembre de 2017, Browing utilizó el traje para conseguir el récord mundial de 'velocidad más rápida en un traje de motor a reacción controlado por el cuerpo', deslizándose sobre un lago en Reading, Inglaterra a 32.02 millas (51,53 kilómetros) por hora.

El traje volador tiene un coste de £340,000 (371247,70€), según explica el diario 'Evening Standard'. Un precio elevado debido a la exclusividad del producto pues solo hay nueve trajes a la venta.