Un nuevo cráter de grandes dimensiones ha sido localizado en Siberia. El foso, el decimoséptimo encontrado en esta región en los últimos años, tiene una profundidad de 50 metros y fue localizado en julio por el canal de televisión Vesti Yamal TV mientras sobrevolaba la zona para realizar un reportaje.

Tras el descubrimiento por parte del equipo de comunicación, un grupo de científicos se desplazó al lugar, según informa The Siberian Times. El equipo de investigación confirmó que se trataba de un 'bulgunnyakh' o hidrolacolito. Este tipo de agujeros lleva apareciendo en la región de Siberia desde 2014, cuando se registró el primero de ellos.

Según se cree, estos orificios se producen por el deshielo de permafrost, el suelo permanentemente congelado propio de regiones frías, a causa del calentamiento global. La acumulación de gas metano en bolsas debajo de la capa helada provoca abombamientos de tierra (conocidos como pingos) al descongelarse y, si se derrumba, forma pequeños lagos o, como en este caso, cráteres.

 

El más impresionante "en tamaño y grandeza"

El equipo de científicos se muestra sorprendido por las dimensiones del hallazgo. "Lo que hemos visto hoy sorprende por su tamaño y grandeza", opinaba Evgeny Chuvilin, investigador líder del Instituto de Ciencia y Tecnología de Skolkovo, en declaraciones recogidas por The Siberian Times. Según el experto, "las fuerzas colosales de la naturaleza crean estos objetos".

La investigación del cráter está dirigida por el profesor Vasily Bogoyavlensky, del Instituto Ruso de Investigación de Petróleo y Gas de Moscú, que ha indicado que aún no puede divulgar ninguna información referente a la aparición del agujero. "Esto es un tema para publicaciones científicas. Tenemos que analizar todo y construir modelos en tres dimensiones" afirmaba el investigador.

Bogoyavlensky apunta a que, aparte del aumento de las temperaturas, ciertas actividades humanas podrían ser causantes de los derrumbamientos. El experto lleva advirtiendo desde hace tiempo que las extracciones indiscriminadas de gas en las reservas de Yamal podrían ser un factor determinante para que ocurran los hundimientos.

El riesgo de desastres ecológicos podría aumentar si los abombamientos de tierra comienzan a aparecer cerca de gasoductos, instalaciones de producción o áreas residenciales. El doctor Bogoyavlensky ya advirtió anteriormente que los pingos pueden "literalmente apuntalar las tuberías de gas".

El calentamiento global descongela también el mar de Bering

El aumento de temperaturas en nuestro planeta está alterando las condiciones climáticas en lugares fríos. En las últimas semanas se han publicado estudios que indican que la capa helada se está retirando progresivamente del mar de Bering, con su mínimo histórico desde hace 5.500 años.

Las previsiones más pesimistas, publicadas por un estudio de la Universidad de Copenhage, apuntan a que el hielo podría desaparecer del Ártico en el año 2035 si no se toman medidas drásticas.