Derek ya no padece el síndrome del niño burbuja. El pequeño, de 13 meses, fue diagnosticado con tan solo 11 días mediante la prueba del talón que le realizaron los médicos del Vall d'Hebrón. El cribado neonatal permitió que Derek pudiera tratarse de forma precoz y, finalmente, que se haya convertido en el primer bebé curado en el hospital catalán.

Tan solo entre uno y cuatro recién nacidos al año son diagnosticados con esta enfermedad. La inmunodeficiencia combinada grave es una patología que impide la producción de glóbulos blancos, y por tanto, de defensas. Esta es la causa de la denominación popular de la enfermedad, síndrome del niño burbuja, ya que los menores deben permanecer aislados para no ser contagiados.

Consiguen curar a Derek, el primer bebé con síndrome del niño burbuja detectado por la prueba del talón | EFE

La única forma de curar la enfermedad es mediante el trasplante de células madre que forme sangre nueva; pero fue el aislamiento lo que salvó la vida al pequeño. El diagnóstico a tan temprana edad había impedido que Derek se contagiase de ninguna infección, por lo que el menor pudo pasar al quirófano libre de infecciones, lo que aumentó hasta un 95% sus posibilidades de sobrevivir.

"Gracias al trasplante, el organismo de Derek empezó a desarrollar el sistema inmunitario paso a paso", ha indicado el doctor Soler a Efe. Tras el trasplante, el pequeño continuó aislado para asegurar que la evolución de su sistema inmunitario era correcto y que injertaba bien, según ha indicado la doctora Díaz de Heredia.

Consiguen curar a Derek, el primer bebé con síndrome del niño burbuja detectado por la prueba del talón | EFE

A pesar de que el pequeño ha superado la enfermedad, sus madres, Raquel Colomer y Nerea Hermoso, han declarado que aun viven con preocupaciones. El Hospital Vall d'Hebron practica la prueba del talón desde el 2017, y Derek es el único menor al que se ha detectado la enfermedad. El sistema público de Cataluña es el primero en Europa en el que se ha incorporado esta prueba.