Desde el 18 de enero la mina de uranio de Retortillo está paralizada por el Ministerio de Energía, pero eso no ha impedido a la empresa seguir con la tala de las encinas centenarias. "Lo escandaloso es que la Junta de Castilla y León lo permita, sabiendo que está parado", señala Juan López Uralde, diputado de Podemos.

Desde Energía recuerdan que el control de la tala es competencia de la Junta de Castilla y León. Mientras la empresa dice que seguirán porque el informe que están esperando es un trámite que no les afecta. "La carta que nos envió el Ministerio de Industria fue muy clara. Es un procedimiento habitual y nuestras operaciones continúan bajo el procedimiento habitual", señala Paul Atherley, CEO de Barkeley Minera.

Las obras continuarán pero el proyecto seguirá necesitando la autorización del Consejo de Seguridad Nuclear, que podría tardar hasta dos años. En el pueblo celebran la paralización como "una pequeña victoria", aunque lamentan que sus encinas sigan arrancándose.