La vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 tiene una eficacia del 79% en mayores de 65 años, según el ensayo de fase III que la compañía ha realizado en Estados Unidos.

De acuerdo con este trabajo, la vacuna demostró una eficacia estadísticamente significativa del 79% en la prevención de la COVID-19 sintomática y una eficacia del 100% en la prevención de la enfermedad grave y la hospitalización.

Este análisis intermedio de seguridad y eficacia se basó en 32.449 participantes que reclutaron 141 casos sintomáticos de COVID-19. La eficacia de la vacuna fue consistente en todas las etnias y edades.

Entre los participantes del análisis provisional, aproximadamente el 79% eran caucásicos, el 8% afroamericanos, el 4% nativos americanos y el 4% asiáticos, y el 22% de los participantes eran hispanos.

Aproximadamente el 20% de los participantes tenía 65 años o más, y aproximadamente el 60% tenía comorbilidades asociadas a un mayor riesgo de progresión de la COVID-19 grave, como diabetes, obesidad grave o enfermedad cardíaca.

La vacuna fue bien tolerada y el comité independiente de supervisión de la seguridad de los datos no identificó ningún problema de seguridad relacionado con la vacuna. Además, este comité llevó a cabo una revisión específica de los eventos trombóticos, así como de la trombosis del seno venoso cerebral con la ayuda de un neurólogo independiente.

No encontró un mayor riesgo de trombosis o eventos caracterizados por la trombosis entre los 21.583 participantes que recibieron al menos una dosis de la vacuna.

Se trata de unos datos de los que duda la Agencia de Salud de EEUU, que ha señalado que AstraZeneca ha podido proporcionar una vista incompleta de los datos de eficacia, aunque no ha aportado más pruebas.

La Junta de Monitoreo de Seguridad de Datos (DSMB) ha "expresado su preocupación de que AstraZeneca haya podido incluir información desactualizada de ese ensayo, que puede haber proporcionado una vista incompleta de los datos de eficacia", apuntó el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de EEUU en un comunicado.

"Instamos a la empresa a trabajar con el DSMB para revisar los datos de eficacia y garantizar que los datos de eficacia más precisos y actualizados se hagan públicos lo antes posible", han señalado en el escrito publicado por Reuters.

AstraZeneca asegura que continuará analizando los datos y preparándose para el análisis primario que se presentará a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU para su autorización como uso de emergencia "en las próximas semanas".