La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) alerta de que los restos de un cohete chino que regresará a la atmósfera terrestre podrían afectar al espacio aéreo del sur de Europa.

Los expertos del servicio de Vigilancia y Rastreo Satelital de la Unión Europea (SST) han estimado que los restos del cohete volverán a entrar en la atmósfera entre el 30 y el 31 de julio.

¿Dónde y cuándo caerá el cohete?

El SST ha pronosticado varias trayectorias posibles de reentrada de los restos del cohete, "una de las cuales podría afectar de modo potencial al espacio aéreo del sur de Europa".

La EASA recomienda que las autoridades nacionales de aviación y los operadores aéreos controlen de manera regular las predicciones más recientes para adaptar sus evaluaciones de riesgos de acuerdo con la situación y la información disponible.

Según datos comunicados por el Mando Espacial de Estados Unidos, que vigila la evolución de los restos del cohete, este despegó el pasado 24 de julio de la isla de Hainan y tenía como objetivo transportar un módulo a la estación espacial orbital china.

El cohete, Long March 5B y de 23 toneladas, inició un descenso sin control hacia la Tierra después de su misión, según la fuente estadounidense.

¿Existe un riesgo real de que afecte a la población?

La organización sin ánimo de lucro Aerospace Corporation va un poco más allá en los análisis. En un comunicado publicado en su web señalan que un 88% de la población mundial vive bajo probabilidad de ser alcanzada por los escombros del reingreso del cohete chino en su retorno a la Tierra.

Tal y como revelan en un informe, lo previsible es que los restos del cohete caigan el próximo domingo 31 de julio en torno a las 00:24 UTC (las 2:24 horas en la península y la 1:24 en las islas Canarias) en un área todavía sin confirmar, aunque también establecen un margen de error de 16 horas por delante y por detrás.

Lo cierto es que en otras ocasiones, los restos de otros cohetes se han desintegrado en su entrada en la atmósfera terrestre. No obstante, no se descarta que dado el tamaño de algunos de los componente del cohete en esta ocasión puedan llegar a tocar tierra.

Así, en su último pronóstico, los especialistas han establecido una amplia zona en la que es más probable que tenga lugar el suceso. En esa área se encuentran países como Arabia Saudí, Irak, Jordania, Siria, Líbano y Chipre. También Israel, Egipto, Kuwait, Irán, Turquía, Siria, Armenia y Azerbaiyán.

En declaraciones a la agencia Reuters, el portavoz de Aerospace Corporation, Ted Muelhaupt, ha reconocido que es muy poco probable que alcance a una persona. De hecho, asegura que solo hay seis posibilidades de cada 10.000 millones de que suceda. Según Muelhaupt, el 75% de la superficie del planeta que se encuentra en el camino potencial del reingreso del cohete a la superficie terrestre es agua, desierto o selva.