La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) se encuentra en proceso de selección de astronautas por primera vez desde hace 11 años. Su intención es reclutar a entre cuatro y seis personas para que empiecen a formarse en la Agencia desde finales de 2022. La convocatoria se abre dentro de un mes y medio, el 31 de marzo de 2021, y se podrán presentar solicitudes hasta el 28 de mayo de este año en la web de la ESA.

La idea de la Agencia Europea es "abrir una nueva era en la exploración espacial" e "iniciar un verdadero relevo generacional en la ESA", como se indica en su página web. "Necesitamos más (personal) para garantizar la continuidad y para tener un traspaso suave de conocimientos de los antiguos a los nuevos", ha asegurado este martes en rueda de prensa el director general de la ESA, el alemán Jam Wörner. "Europa está ocupando su lugar en el centro de la exploración espacial. Para llegar más lejos que nunca, necesitamos ampliar nuestras miras como nunca", ha sentenciado el director.

¿Qué requisitos son necesarios para presentarse?

Los aspirantes a astronauta deben cumplir con un "perfil muy específico", según ha detallado Lucy van der Tas, responsable de la Sección de Adquisición de Talento de la ESA. En primer lugar, deben ser ciudadanos de uno de los 22 estados miembros de la ESA, entre los que se encuentra España, o de un Estado asociado, y tener preferiblemente entre 27 y 37 años.

Por otro lado, los candidatos deben haber estudiado carreras relacionadas con las ciencias naturales, ingeniería, informática, medicina o matemáticas y haber cursado un máster. Además, se requiere experiencia profesional de un mínimo de tres años en lugares como laboratorios u hospitales.

Los idiomas también son importantes: es imprescindible hablar inglés de forma fluida y otra lengua europea, sin importar cuál. La motivación personal y la flexibilidad se dan por descontadas.

Las personas interesadas que cumplan con los anteriores requisitos deben enviar su currículum, una carta de motivación, una copia del pasaporte y un documento médico que certifique que se encuentran en plenas condiciones de salud a la página de empleo de la ESA. Además, tendrán que rellenar un formulario que aparece en la página. Los plazos van del 31 de marzo al 28 de mayo de 2021.

 

¿Cómo es el proceso de selección?

El proceso de selección es largo: dura 18 meses desde que se cierra el plazo de presentación de candidaturas y consta de seis fases. Afortunadamente, no se prevé que el proceso tenga que interrumpirse por la pandemia, como tampoco se ha frenado el ritmo de trabajo habitual en la Agencia, según ha explicado Wörner.

Los aspirantes que vayan superando las distintas fases entrenarán el físico y la mente, podrán practicar la simulación de vuelos espaciales y recibirán clases de ruso, que es la segunda lengua oficial en la Estación Espacial Internacional. Incluso los candidatos que finalmente no sean elegidos para convertirse en astronautas participarán en estas pruebas porque cabe la posibilidad de que ocupen otros puestos dentro de la ESA, señalan desde la propia Agencia.

En cualquier caso, señalan en la web de la ESA que el nivel de exigencia de las pruebas para trabajar en órbita será elevado, a nivel científico, técnico, físico y psicológico. "Es difícil vivir en un lugar tan reducido, en condiciones de cero gravedad… El espacio es un entorno hostil", ha advertido en rueda de prensa la coordinadora del Programa de Investigación y Cargas Útiles, Jennifer Ngo-Ahn.

"Hay que tener voluntad, estar motivado, tener capacidad física y estar preparado para asumir problemas constantes y absorber y sintetizar la información, porque hay que tomar decisiones rápidas", ha indicado Ngo-Ahn, que también señala que los aspirantes deben ser conscientes de que estarán lejos de la familia y los amigos incluso cuando no estén de misión.

Eso sí, la experiencia es muy gratificante, en palabras de los astronautas actuales. "Es una gran oportunidad. Aprendes de ti, de tus fortalezas, tus debilidades… Hay que ir a por los retos difíciles, porque son los más divertidos", ha recordado una de las seleccionadas en la última convocatoria, Samantha Cristoforetti. "Te cambia la vida", ha sintetizado Tim Peake, otro de los astronautas que trabajan a día de hoy para la ESA.

Los astronautas, cuanto más diferentes, mejor

Uno de los puntos en lo que más insisten los directivos de la ESA a la hora de seleccionar su personal es en la diversidad. Por un lado, pretenden que en el cuerpo de astronautas haya más mujeres de las que ha habido nunca en el sector espacial. "Animamos a las mujeres a que se apunten a esta candidatura. Buscamos ampliar la diversidad de género, porque eso nos ayuda a trabajar mejor", ha comentado el director de la ESA.

Además, se pretende que el origen, edad, orientación sexual, ideología o formación de los astronautas sean diferentes entre sí. "Y no solo eso, la diversidad también se debe aplicar a las discapacidades físicas. Representar a todos los sectores de la sociedad es una preocupación que nos tomamos muy en serio", ha apuntado David Parker, director de Exploración Humana y Robótica de la ESA.

Para ello, van a poner en marcha el Proyecto de Viabilidad de Parastronautas, seleccionando una persona con cierto grado de discapacidad física. "Ya hemos hecho un primer intento: invitamos a ocho personas discapacitadas, hicimos vuelos parabólicos con ellos y ahora creemos que es hora de mandarles al espacio", ha afirmado Parker, que ha confesado que incluso han contactado con el Comité Paralímpico para que les asesoraran sobre cómo llevar a cabo este proyecto espacial.

¿Cuál será la misión de los nuevos astronautas?

La próxima generación de astronautas convivirá y trabajará con la actual en el cuartel general de la ESA en Colonia, Alemania. Se va a crear también un 'cuerpo de reserva', formado por 20 personas que van a trabajar con los astronautas principales y que participarán en vuelos o proyectos puntuales.

La intención de la Agencia es que los seleccionados puedan viajar a la Estación Espacial Internacional y a la Luna gracias al programa estadounidense 'Artemisa', que pretende enviar astronautas a nuestro satélite en la próxima década e instalar una base permanente sobre el suelo lunar. Este proyecto, según la NASA, ayudará a preparar a la humanidad para el próximo gran reto: enviar personas a Marte, algo en lo que también podrían participar los seleccionados por esta Agencia.

Además, la ESA ya ha obtenido tres asientos para los europeos a bordo de la futura estación orbital lunar 'Gateway' y pretende realizar viajes espaciales más largos de los que se han hecho hasta ahora, de meses o incluso años.

Su labor no será meramente científica. "Son los embajadores más visibles del programa espacial europeo. Deben tener pasión por compartir su conocimiento antes, durante y después de las misiones, participar en charlas, proyectos educativos…", ha concluido la coordinadora del Programa de Investigación, Ngo-Ahn.

La última convocatoria, en 2009

Si la selección de estos astronautas se va a recibir con tanta expectación es porque la ESA no suele abrir convocatorias para admitir nuevos miembros. De hecho, es solo la cuarta vez que la Agencia anuncia un proceso de selección de astronautas desde que se creó en 1978. En la que se realizó en 1992 uno de los elegidos fue el actual ministro de Ciencia, Pedro Duque, el único español que ha salido al espacio exterior por el momento.

El último proceso de reclutamiento se realizó hace 11 años. En ese momento se presentaron al casting más de 8.000 aspirantes, de los que solo el 16% eran mujeres. Después de meses de pruebas, la ESA acabó seleccionando a siete personas, que son los que actualmente forman el cuerpo de astronautas de la Agencia. Eran seis hombres y una mujer, procedentes de Dinamarca, Francia, Italia, Alemania y Reino Unido, y que empezaron los entrenamientos para viajar al espacio cuatro meses después de ser elegidos, según la web de la ESA.