Las mascarillas FFP2 se encuentran en el centro del debate, después de que algunos países europeos hayan impuesto su uso obligatorio en determinados ámbitos.

No obstante, entre los expertos hay distintas opiniones. Así, mientras el doctor Abraar Karan defiende que todos los ciudadanos usen mascarillas N95 (similares a las FFP2), el virólogo alemán Hendrik Streeck no se muestra partidario de su uso generalizado por parte de la población.

Así lo señalaba en una reciente entrevista con el periódico 'Abendzeitung', donde, preguntado sobre si tiene sentido usarlas en la vida cotidiana, el director del Instituto de Virología de la Universidad de Bonn recordaba que este tipo de mascarillas, así como las FFP3, se emplean en el laboratorio para protegerse de los virus.

"Tienes que usarlas correctamente, de lo contrario no brindan mucha más protección que otras mascarillas", advertía el experto, que señalaba que "el principal problema es que muchas clínicas ni siquiera pueden proporcionar estas mascarillas a todos sus empleados".

"En este contexto, no creo que sea sensato que todos los miembros de la población usen ahora estas mascarillas, aunque no estén expuestos a un mayor riesgo de infección", aseveraba Streeck.

Debate sobre hacer obligatorias las FFP2

Precisamente Alemania ha acordado recientemente el uso obligatorio de mascarillas FFP2 en el transporte público y los comercios. Francia, por su parte, ha instado a no utilizar las mascarillas caseras ante las nuevas variantes de COVID-19.

Mientras, en España algunas voces apuestan ya por esta estrategia: el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, indicó este miércoles que planteará al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que este tipo de mascarillas sean obligatorias en determinados contextos, como el transporte, y medidas económicas para afrontar ese gasto.

Una propuesta que respalda el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que aseveraba ayer que "todo el mundo sabe que son más seguras".

No obstante, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) insisten en que no hay razón para impulsar el uso generalizado de mascarillas FFP2 y defienden que "las mascarillas higiénicas homologadas son suficientes para un usuario normal, y además ofrecen mejor respirabilidad"