Presentaron la denuncia en la Corte Superior de San Francisco, en California, y en ella detallan que la empresa tecnológica ha violado la Ley de Igualdad de Pago. "Ha discriminado y continúa discriminando a sus empleadas, pagándoles menos que a los hombres, con competencia, experiencia y tareas similares", se describe en la demanda, basada en datos del Departamento de Trabajo de EEUU de 2015.

Google ha negado las acusaciones presentadas en la demanda. "En cuanto a esta demanda en particular, vamos a examinarla detalladamente, pero no estamos de acuerdo con estas alegaciones", ha expresado la abogada de la empresa, Gina Scigliano a AFP.

Una de las denunciantes es Kelly Ellis, que es su cuenta de Twitter ha dicho que su intención "no es solo forzar a Google sino a otras compañías a que cambien sus practicas y compensen a todos justamente". En la demanda ha explicado que, mientras que cuando ella entró, comenzó en un puesto para recién graduados, un compañero con experiencia similar fue contratado en un puesto superior.

 

La abogada de Google ha expresado que "los niveles de puestos y las promociones son decididas a través de comisiones que trabajan rigurosamente (...) asegurando principalmente que las decisiones no estén influidas por consideraciones relacionadas con el género".