A todos nos gusta viajar con nuestras mascotas: también tienen derecho a disfrutar de nuestras excursiones, de nuestros desplazamientos. Además, a día de hoy ya contamos con multitud de alternativas para que nuestros compañeros de cuatro patas, ya sean gatos o perros, puedan viajar de forma cómoda y segura en nuestros coches.

Sin embargo, es cierto también que uno de los principales hándicaps de viajar con nuestros animales en el coche es el rastro que dejan después: su pelo aparece en cualquier rincón, dejando el habitáculo plagado de sus pequeñas 'huellas' que, por cierto, son sumamente complicadas de retirar. VER VÍDEO.